Filipinas: 6 islas y playas escondidas para descubrir y sorprenderse

FILIPINAS / PALAWAN
Filipinas es un archipiélago formado por 7.100 islas de las cuales sólo 2.000 están habitadas (Getty Images) (John Seaton Callahan/)

Qué difícil avanzar sobre un destino tan variopinto, tan instagrameado y aún así saber que se va elegir bien. A primera vista, las más de 7.100 islas que componen Filipinas pueden parecer todas similares, sin embargo, hay muchos matices en ellas.

En principio, apenas 2.000 de ellas están habitadas. Muchas proponen algo más que paisajes de ensueño, porque albergan restos de historia, rastros culturales y gran parte de la religión de la región. Estas particularidades hacen de algunas de ellas alternativas muy personales para un viaje diferente para un sitio que tiene todo lo que se puede esperar del paraíso. Aquí, entonces, 6 islas para elegir entre los más de siete millares y llevarse algo más que la mejor arena, el océano ideal, el cielo perfecto y la brisa soñada.

1 – Boracay, la reformada

FILIPINAS
La isla de Boracay se divide en tres estaciones o áreas con distintas opciones hoteras y gastronómicas (foto: gentileza Oficina Turismo Filipinas)

Boracay fue una vez conocida como la isla de fiesta por excelencia de Filipinas. Eso cambió luego de un cierre de seis meses en 2018. Junto con una limpieza ambiental intensiva, la isla refrescó su imagen. Ahora ofrece experiencias para toda la familia.

Se divide en tres estaciones o áreas. La estación 1 es el hogar de White Beach, un área famosa por sus puestas de sol, arenas blancas y suaves olas donde los más pequeños pueden divertirse y chapotear. Para comer, beber y comprar, los viajeros pueden caminar por la playa o subirse a un sidecar, una motocicleta con una cabina de pasajeros adjunta, para llegar a la más concurrida Estación 2.

La estación 3 generalmente está menos concurrida, pero aquellos que buscan el sitio más apartado pueden considerar una buena opción este sector noroeste de la isla, un área que los lugareños llaman Estación Cero. Hogar de tres compañías de resorts de lujo: Crimson, Movenpick y Shangri-La, es un destino ideal para viajeros que desean un cóctel tranquilo mientras sus hijos construyen castillos de arena en la playa.

Con las chozas de la playa dando paso a los complejos turísticos, algunos viajeros pueden decir que el alma de la isla ha cambiado. Boracay es diferente ahora, seguro, pero aún se puede decir que es de lo mejor.

2 – Palawan, con alma caliza

FILIPINAS
Palawan atrae a personas que buscan cultura playera, restaurantes y pequeños balnearios, es un destino ideal para amantes del buce (foto: gentileza Oficina Turismo Filipinas)

La provincia de Palawan comprende una isla principal y más de 1.700 islas e islotes. Las formaciones rocosas de piedra caliza descienden a las aguas turquesas y algunas islas albergan complejos turísticos de lujo.

El municipio de El Nido atrae a personas que buscan cultura playera, restaurantes y pequeños balnearios. También es donde los viajeros encontrarán Pangulasian Island, un complejo de lujo ecológico en Bacuit Bay, un área popular entre los buceadores.

Más al norte se encuentran las islas más rústicas del municipio de Coron. Operado por Discovery Resorts, Club Paradise tiene un estilo Robinson Crusoe, con cabañas con techo de paja frente a la playa y desayunos que pueden incluir visitantes inesperados: monos revolviendo la canasta de frutas, por ejemplo. Es un punto de partida para que los buzos de naufragios exploren los barcos hundidos de la Segunda Guerra Mundial.

Un complejo llamado Flower Island es operado por la familia detrás de la marca Jewelmer, especializada en perlas. Los viajeros pueden visitar allí las granjas de perlas de la compañía.

Los turistas de lujo pueden volar hacia el este a las islas Cuyo y disfrutar del servicio de primera categoría de Amanpulo. Inaugurado en 1993, el hotel isleño privado sigue siendo uno de los complejos turísticos de playa más exclusivos del país.

3 – Bohol, la bohemia

FILIPINAS / BOHOL
Bohol es la décima isla más grande de todo Filipinas, ofrece hermosas playas y gran ambiente nocturno (Getty Images) (Matteo Colombo/)

Para encontrarse con una mezcla de cultura filipina y serenidad junto a la playa, Bohol es el lugar ideal. La isla alberga atractivos históricos y maravillas naturales. Los turistas pueden explorar las Colinas de Chocolate, hacer paddlesurf a través del río Loboc de tonos verdes o visitar un santuario de tarseros para aprender sobre este primate de ojos grandes.

Los arrozales tapizan el campo en medio de un telón de fondo de iglesias y torres de vigilancia de la época colonial. Los buceadores ávidos pueden hacer una excursión de un día a la isla Balicasag para explorar sus arrecifes de coral.

La mayoría de los centros turísticos se concentran en la isla de Panglao, que, aunque suele estar abarrotada, puede proporcionar zonas de relajación. Donatela Resort & Sanctuary, tiene villas en las laderas y vistas al mar. Los viajeros pueden considerar Eskaya Beach Resort & Spa para una estadía de spa de lujo, mientras que Amorita es popular entre las familias.

La península de Anda es tranquila, al igual que el aislado Amun Ini Beach Resort & Spa, de gestión familiar, que significa “esto es nuestro” en el dialecto local.

4 – Siargao, para surfear

FILIPINAS
La mayor parte de la acción se concentra alrededor del pueblo de General Luna. Allí los viajeros pueden encontrar cafés que sirven capuchinos y batidos exóticos junto al mar (foto: gentileza Oficina Turismo Filipinas)

Famosa por su punto de surf llamado Cloud 9, la tranquila isla de Siargao atrae a surfistas de todo el mundo. Las mareas controlan gran parte de las actividades de las islas, y muchos lugareños salen a practicar este deporte al amanecer y al anochecer.

Aunque no es el lugar para arenas y olas suaves, Siargao tiene actividades en el océano como cócteles en un banco de arena y viajes a Naked Island, llamada así por su desnudez. Más allá de las olas, los viajeros pueden nadar en Magpupungko Rock Pools o bucear en cuevas en Sohoton Cove.

La mayor parte de la acción se concentra alrededor del pueblo de General Luna. Allí los viajeros pueden encontrar cafés que sirven capuchinos y batidos exóticos junto al mar. También hay bares de tapas con cerveza artesanal local, pubs de motocicletas con música en vivo y ceviche.

Los alojamientos van desde cabañas de playa de una habitación hasta retiros de yoga y villas. Harana Surf Resort es un lugar clásico y un lugar de reunión favorito para las leyendas locales del surf. Kalinaw Resort es un hotel boutique en el corazón de General Luna. Dirigido por dos franceses, el complejo cuenta con grandes villas frente al mar, muchas de ellas con sus propias piscinas.

El Nay Palad Hideaway es un destino más lujoso. Se anima a los huéspedes a que vayan descalzos y dejen sus preocupaciones en la puerta.

5 – Siquijor, la oscura

FILIPINAS
Sinquijor es una de las islas menos visitadas, sin desarrollos hoteleros llamativos, los alojamientos en la isla son modestos (foto: gentileza Oficina Turismo Filipinas)

Conocida como la isla de la brujería y la hechicería, Siquijor permanece en gran parte al margen de la influencia externa. Algunos lugareños están demasiado asustados para visitar, y pocos viajeros internacionales lo saben. Eso está cambiando lentamente debido a la lenta afluencia de extranjeros curiosos y visitantes locales aventureros.

Los viajeros pueden andar en bicicleta alrededor de su costa y luego detenerse para bucear en el océano. Más hacia el interior hay una red de ríos, cascadas y lagunas, instalados en la jungla. La más popular es Cambugahay Falls, donde los rápidos desembocan en un lago que simula una piscina de cristal, lo que la convierte en el lugar más fotografiado de la isla.

Sin desarrollos hoteleros llamativos, los alojamientos en la isla son modestos. Pero existen opciones cómodas, como Coco Grove Beach Resort y Bermuda Triangle Bungalows.

Las tradiciones místicas de Siquijor aún están vivas, como lo demuestra un festival de curación que se celebra una vez al año. La mezcla de creencias antiguas, prácticas chamánicas y fe cristiana es un emblema de las complejidades de la cultura y la historia de Filipinas.

6 – Zamboanga, la mezcla perfecta

FILIPINAS
(foto: gentileza Oficina Turismo Filipinas)

La península de Zamboanga de Mindanao tiene una rica historia y hermosas playas, en particular las arenas rosadas de la isla de Santa Cruz.

La cultura mezcla influencias de tribus indígenas, marinos locales y españoles, este último reflejado en el dialecto de la zona llamado Chavacano. El resultado es una ciudad con edificios coloniales, lugareños con ropa vibrante hecha a mano y un océano salpicado de barcos tradicionales.

La cocina es compleja. La curacha, un manjar local, es un cangrejo a la parrilla que generalmente se come con Alavar, una salsa de huevos de cangrejo, leche de coco y especias. Las brochetas a la parrilla llamadas satti se sirven con una ardiente mezcla de chiles, llamada ta’mu.

Fiel a las raíces españolas de la zona, la paella es una de las favoritas y, a menudo, se prepara con mariscos frescos. La influencia musulmana malaya también está presente, sobre todo en platos como el rendang de ternera y el pianggang de pollo. Si bien esos platos son comunes en todo el sudeste asiático, los zamboangeños usan coco y limoncillo adicionales.

SEGUIR LEYENDO:

Dormir bajo el mar: los 6 mejores hoteles submarinos del mundo

Las 9 vacaciones más caras del planeta: sitios donde una breve estadía ronda los 200.000 dólares

Un recorrido imperdible por las 25 islas más lindas y exclusivas del mundo

Seguinos en Facebook

Facebook Pagelike Widget

Archivos

Categorías